30 de mayo de 2010

http://1.bp.blogspot.com/_a-WNaelrZwM/S0zjgsyYLlI/AAAAAAAAAFw/yGW_AahSYOQ/s400/sme-autodefensa.jpg
Integrantes del SME se atrincheran en Cuernavaca; buscan evitar detenciones
Rubicela Morelos
http://sdpnoticias.com/sdp/blackbox/imagecache/flat_nota/sme-caseta-cuernavaca-5.jpg

http://fatmty.files.wordpress.com/2010/03/contra.jpg

http://cinoticias.files.wordpress.com/2009/11/mex-pol-d06f1.jpg

Cuernavaca, Mor., 29 de mayo. Integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) acordaron atrincherarse en su sede para impedir la detención de Héctor Salazar Porcayo y Marco Antonio García Barrera, subsecretario general y subsecretario del Trabajo de la división Cuernavaca del gremio, respectivamente.

Salazar Porcayo informó la noche de este sábado que sus abogados les notificaron que la Procuraduría General de la República (PGR) giró órdenes de aprehensión en contra de los dos dirigentes por los delitos de sabotaje a instalaciones de lo que fue Luz y Fuerza del Centro, y lesiones a tres policías federales que el pasado 27 de mayo desalojaron a los trabajadores que hacían guardia en la subidivisión Teopanzolco de la desaparecida compañía.

Apoyan otras organizaciones gremiales

El dirigente dijo que en asamblea acordaron instalarse en la sede sindical del SME en Cuernavaca, que se ubica en la avenida Cuauhtémoc, en el centro de la ciudad. Indicó que representantes de organizaciones sociales, entre ellas magisteriales y campesinas, continuaban arribando a la sede sindical para impedir la detención de los dos dirigentes.

Los delitos de que se les acusa, comentó, son fabricados con la intención de descabezar su movimiento, que pide la restitución de su fuente de trabajo.

El dirigente sindical afirmó que también mantendrán sus plantones en las subdivisiones de Teopanzolco, de la avenida Gobernadores y del poblado de Ocotepec, los tres en el municipio de Cuernavaca, bajo la vigilancia de la Policía Federal que intenta ingresar en esas instalaciones para que se hagan cargo de ellas la Comisión Federal de Electricidad o compañías contratistas.

_________________________________

Cayetano Cabrera, ingeniero de LFC, pertenece al grupo que empezó el ayuno el pasado 25 de abril

Sólo le diría: le mintieron..., señala un huelguista que pide hablar con Calderón
http://2.bp.blogspot.com/_f5gsGILLbdk/SxEgo9L3HGI/AAAAAAAAB0s/fxDd7lOuYJk/s1600/005n2pol-1.jpg

No dejaré que me lleven al hospital, afirma mientras uno de sus compañeros recibe atención médica

Fabiola Martínez
Periódico La Jornada
Domingo 30 de mayo de 2010, p. 15

Aquí estaban mis compañeros, dice Cayetano Cabrera, al tiempo que cuenta –con el índice derecho– ocho catres vacíos. Él pudo cumplir ayer 35 días en huelga de hambre. Yo no me voy, dice este ingeniero electricista, quien antes de trabajar en Luz y Fuerza del Centro (LFC) estuvo en Ferrocarriles Nacionales de México.

Ahí, (el presidente) Zedillo cerró la empresa, el líder sindical se vendió y los trabajadores no pudimos hacer nada. Hoy sí puedo participar en esta resistencia pacífica, porque el arma más poderosa es la ley. Soy de Oaxaca, donde somos gente terca; de ahí fue Benito Juárez. Mi padre luchó junto a Demetrio Vallejo (líder ferrocarrilero), así que, como él, estoy dispuesto a dejar todo, mi vida misma si es necesario, para mostrar mi coraje con este mal gobierno, expresa el ingeniero Cabrera, quien ya perdió 14 kilos. A su lado está su colega Jesús Alcalá.

Ellos forman parte del primer grupo de 10 electricistas que el pasado 25 de abril empezaron una huelga de hambre colectiva en el Zócalo capitalino, en protesta por la extinción de LFC, organismo que daba empleo a 44 mil trabajadores.

Resisten y esperan

De esa primera decena sólo quedan dos: los ingenieros, quienes, como otros 49 huelguistas apostados en la Plaza de la Constitución, y 17 mil 300 trabajadores más que no aceptaron su liquidación, resisten y esperan.

Cada uno tiene una historia que, invariablemente, redunda en la necesidad de no quedarse quietos, de no dejarse aplastar, pero, sobre todo –afirman– de dar a sus hijos un ejemplo de dignidad, porque desde el pasado 11 de octubre prácticamente no pueden ofrecerles otra cosa: todos ellos están desempleados.

Históricamente, esta forma de protesta ha sido considerada como último recurso, que en el caso del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) significa la antesala del fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la constitucionalidad del decreto presidencial que dio por extinta a LFC.

Es sábado y el Zócalo está copado otra vez por la vendimia y la protesta social. En estos días, la Plaza de la Constitución es compartida por indígenas triquis, maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y por integrantes del SME; estos últimos colocaron sus carpas de cara a Palacio Nacional.

Los huelguistas han sido acomodados según la antigüedad en el ayuno. En la primera carpa y en la primera hilera de catres quedan sólo Cayetano y Jesús. Es su día 35, poco más de la mitad de lo que resistió, por ejemplo, el irlandés Bobby Sands, quien murió en la cárcel en el día 66 de ayuno, hace 29 años.

Es casi mediodía y entre el ruido de las obras en Palacio Nacional y de los vehículos que circulan por el Zócalo se escucha el arribo de una ambulancia hasta la puerta del campamento del SME. Ahí está otra vez el auxilio para llevarse a un trabajador al hospital; exactamente una hora después llegan por otro. Este episodio se ha repetido 32 veces en las últimas tres semanas. El 3 de mayo eran 83 huelguistas, hoy quedan 51, más siete en Toluca.

Hugo, uno de los dirigentes que está a cargo del campamento, hace un repaso de lo que necesitarán en los próximos días. Si bien hay provisiones suficientes (agua, miel y suero), posiblemente deban alzar ya un espacio para atender no sólo a quienes presenten descompensaciones, sino para aquellos que no acepten ser trasladados a un hospital.

El grupo se está reduciendo; quedan los más firmes o los más resistentes físicamente, ante el reto de no comer, de no abandonar este sacrificio; hay algunos que dicen que por ningún motivo los sacarán de aquí.

Unas 25 personas se encargan de auxiliar a los huelguistas. En la hilera de los catres vacíos está Jesús, quien afirma que mientras esté consciente no irá al hospital. Sus familiares pusieron un refuerzo de tablas en su catre para tratar de aminorarle los dolores en la espalda. Para este ingeniero, de 42 años, pesa más no tener trabajo que los dolores del ayuno. Por eso, pide al presidente Calderón una cita. Que me dé cinco minutos. Sólo le diría: nosotros, los del SME, podemos sacar adelante el suministro en el centro del país. Señor Presidente, le expresaría con todo respeto, la gente que está a su alrededor le ha mentido.

____________________________________
una propuesta profunda para mirar desde una perspectiva distinta las conmemoraciones patrias de este año.
Se estrena en cines el largometraje Chicogrande E-Mail
Por Rolando Lino Mina
sábado, 29 de mayo de 2010

No todos los fines de semana puede uno decir que se estrena el nuevo filme de una auténtica leyenda viva del cine nacional. Chicogrande, el imponente filme del director Felipe Cazals, llega a las salas nacionales con apenas un centenar de copias. Cuando menos esta vez no son la diez infames copias que la "industria" del cine nacional distribuyó de "Las Vueltas del Citrillo" (2006), filme anterior de este gran cineasta mexicano, que ha dedicado su carrera a explorar con crudeza facetas explotadoras, intolerantes y desesperadas, que son también rostro de nuestro México.

Chicogrande es una historia relacionada con la Revolución Mexicana, pero no desde una visión pintoresquista y mucho menos banal. Es una auténtica superproducción que saca buen partido de sus recursos para construir una atmósfera apropiada y sobradamente creíble.

Chicogrande es una historia relacionada con la Revolución Mexicana, pero no desde una visión pintoresquista y mucho menos banal. Es una auténtica superproducción, que si bien no contó con los cuantiosos presupuestos de industrias como la norteamericana, si saca un buen partido de sus recursos para construir una atmósfera apropiada y sobradamente creíble.

Sus imágenes llegan a ser tan contundentes, que evocan demasiado a las del fallecido abuelo de todos los cineastas contemporáneos, John Ford, y por ende a las del también extinto e influyentísimo Sergio Leone. Y cómo no tomar esas perspectivas como referencia, si iba a filmar entre montañas áridas y cañones de roca áurea. Hubiera sido imperdonable no abusar de la widescreen.

Chicogrande está basada en una historia escrita originalmente por el desaparecido escritor Ricardo Garibay, basada a su vez en la historia de la llamada Expedición Punitiva, una campaña militar emprendida por el gobierno de Estados Unidos en México, cuyo fin era capturar a Francisco Villa. El líder revolucionario había atacado un destacamento estadounidense en marzo de 1916, y en respuesta un grupo de militares norteamericanos incursionaron 600 kilómetros dentro del territorio nacional para intentar sin éxito, capturarlo.

Se le conoce también como la Tercera Intervención Estadounidense en México, y se extendió por más de once meses, llegando a sumar a más de 12 mil soldados estadounidenses. A final de cuentas, la Expedición Punitiva sirvió a los norteamericanos más como una preparación para su entrada en la Primera Guerra Mundial que para estar siquiera cerca de capturar a Francisco Villa. No obstante, el personaje central del filme de Cazals no es Villa sino "el pueblo", que a decir del cineasta, era capaz de entregar la vida por el Centauro del Norte.


Cazals nació en Francia, pero siendo todavía un niño llegó a México donde rápidamente se empapó de la cultura nacional que acabó convirtiéndose en la suya. Cuando la extinta revista Somos reunió a un importante grupo de críticos para definir las 100 mejores películas mexicanas de todos los tiempos, se incluyeron en el ranking tres filmes de Cazals. Canoa (de 1975) fue colocada en la posición 14, El Apando (1975) figuró en el número 60 y Los Motivos de Luz (1985) apareció en el número 76.

Fue justamente poco después de la época en que había filmado Canoa y El Apando, cuando se encontraba a punto de realizar Chicogrande. Sin embargo, sólo dos semanas antes de arrancar, la filmación fue detenida por un aberrante acto de censura perpetrado por Margarita López Portillo, hermana del entonces presidente José López Portillo y en consecuencia, directora de Radio Televisión y Cinematografía.

"Me sentí humillado, atropellado y vulnerado, me pareció aberrante, me hizo mucho daño. No guardo rencor, la película está hecha, creo que quien tomó la decisión de desbaratarme el proyecto, Dios lo tenga en su mejor potrero", refiere 32 años después el cineasta.

El personaje principal, un soldado leal a Villa cuyo nombre le da título a la película, es interpretado por el experimentado Damián Alcázar. Este reputado y premiado actor mexicano, ha explicado que si bien este filme se presenta en pleno centenario de la Revolución Mexicana, no lo hace precisamente porque haya demasiado que festejar.

"No hay nada que celebrar, estamos peor que en la época de Porfirio Díaz: la producción agrícola está en manos de unas cuantas familias, incluso extranjeras, y son más las familias de mexicanos que viven con sueldos miserables, porque un obrero es un esclavo que vende su vida por 60 pesos diarios, que además no tiene plazas, ¡es una ojetada! No tienen derecho a nada. Queremos que los jóvenes vean toda esa situación, que sepan cuál es su objetivo", señala Alcázar quien anteriormente ya había trabajado con Cazals en "Las Vueltas del Citrillo".

Así entonces, tenemos ante nosotros una película de impecable manufactura: fotografía espectacular, actuaciones extraordinarias, una historia apasionante pero sobre todo, una propuesta profunda para mirar desde una perspectiva distinta las conmemoraciones patrias de este año.


____________________________________

Gómez Mont le tiene más respeto a Salinas que a Calderón, asevera

Pertenecen a la mafia los acusadores de Sánchez Martínez, señala AMLO
http://www.nssoaxaca.com/images/stories/2009/ABRIL/110409/amlo-400.jpg
René Alberto López
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 30 de mayo de 2010, p. 7

Villahermosa, Tab., 29 de mayo. Los acusadores de Gregorio Sánchez Martínez, candidato a gobernador de Quintana Roo, pertenecen a la mafia que encabeza Carlos Salinas de Gortari, principalmente el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, quien es un empleado del ex presidente, afirmó Andrés Manuel López Obrador.

Agregó: no tengo elementos, pruebas de que Sánchez Martínez esté involucrado en el narcotráfico, “lo que sí sé es que quienes están acusando a Greg pertenecen a la mafia de Salinas”. El titular de Gobernación, agregó, le tiene más respeto a Salinas que a Felipe Calderón. Bueno, ya a Calderón nadie lo respeta.

El político tabasqueño se reunió este sábado en Macuspana –su tierra natal–, con dirigentes de los comités municipales del gobierno legítimo de la sierra; por la tarde hizo lo mismo con los comités del municipio de Centro, cuya cabecera es Villahermosa.

A sus simpatizantes les señaló que en todo el país están trabajando los comités para instaurar una verdadera democracia, por lo que los convocó a no perder el tiempo en otras tareas y continuar luchando para fortalecer la lucha del gobierno legítimo.

Respecto de los argumentos del gobierno federal para despedir a 44 mil electricistas con el pretexto de que no eran eficientes, aseveró que son mentiras. Cuando fui jefe de Gobierno de la ciudad de México, nunca hubo problemas por falta de abasto de energía eléctrica en el Distrito Federal, precisó.

¿Qué es lo que está detrás? Pues la intención de seguir privatizando, de seguir acumulando dinero en beneficio de los cuates, porque no tienen llenadera. Pronto se supo que lo que querían era quedarse con la fibra óptica, con todas las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad.

Acerca de Tabasco, mencionó que sería una tragedia que el PRI siguiera en el poder en el estado, porque los gobernantes salidos de ese partido ya le han hecho mucho daño.

En los últimos 20 años ha sido muy lamentable que un estado que tiene muchos recursos naturales, que tiene petróleo, gas, que tiene un pueblo trabajador, se haya quedado rezagado, porque los gobernantes del PRI se han dedicado a saquear.


____________________________________
Legislación antinmigrante
Cientos de miles repudian la ley Arizona

Llegados de varias ciudades de EU, críticos del código se sumaron a la marcha en Phoenix

En Chicago latinos amagan con boicotear negocios que no expresen rechazo a la norma

Afp, Reuters y Notimex
Periódico La Jornada
Domingo 30 de mayo de 2010, p. 2

Phoenix, 29 de mayo. La capital de Arizona se convirtió hoy en el escenario de una multitudinaria marcha de protesta contra la ley estatal antinmigrante SB 1070, a la que acudieron habitantes de regiones de Estados Unidos donde la legislación es rechazada por discriminatoria y criminalizante de los trabajadores indocumentados.

A los críticos de la norma se sumaron manifestantes provenientes de California, Texas, Wisconsin, Illinois y Washington, donde la migración de mexicanos, centro y sudamericanos creció en los últimos 20 años, pese a la construcción de muros y del reforzamiento de medidas policiales y militares en la línea limítrofe.

La convocatoria de la marcha denominada Stop Arizona (Paren a Arizona) fue emitida por la Red Nacional de Jornaleros y el Movimiento Puente contra la SB 1070, formada en este estado a raíz de que el Poder Legislativo local aprobó a principios de año la iniciativa, que la gobernadora Jan Brewer sancionó en abril pasado.

La policía calculó que 10 mil personas acudieron a un parque céntrico de esta ciudad, de donde partieron hacia las inmediaciones del edificio de la legislatura estatal. Los organizadores dijeron, sin embargo, que unas 50 mil personas caminaron sobre la calle Phoenix, que conduce hasta las inmediaciones del capitolio de Arizona.

Nadie es ilegal, Detengan el prejuicio racial, No a la 1070, Obama: mantén tu promesa (de promover una reforma migratoria), se leía en pancartas.

Las protestas multitudinarias eran escasas en ésta y otras ciudades estadunidenses, pero en la última década, los grupos en pro de una reforma migratoria en Estados Unidos han emprendido varias concentraciones en localidades que registran cifras altas de inmigrantes, como Los Ángeles, Chicago y la ciudad de Washington.

Foto
La manifestación de este sábado en Phoenix en su camino hacia la legislatura estatalFoto Reuters

El sistema CNN difundió imágenes de la marcha de este sábado en Phoenix y retomó declaraciones de un activista proveniente de Chicago, Eric Ruder, quien dijo que la ley Arizona ha llamado la atención en el país y ha causado preocupación por su contenido.

Queremos detener el avance de la ley en el país, dijo Pablo Alvarado, director de la Red Organizadora del Día Nacional del Trabajador.

En Chicago, cientos de activistas marcharon desde el barrio de Pilsen, habitado mayoritariamente por familias mexicanas desde hace décadas, hasta el almacén de una cadena comercial de artículos para mascotas con sede en Arizona, llamada PetSmart, donde entregaron una carta en la que anuncian el boicot de compras en ese establecimiento, en repudio a la ley SB 1070, a menos de que se pronuncie contra la legislación.

Agrupaciones de Chicago iniciaron la entrega de estas misivas a los negocios con sede en Arizona que no manifiesten su rechazo a la ley. Entre las firmas que recibirán próximamente este documento se encuentran los patrocinadores del equipo de beisbol de Arizona, los Diamondbacks, que incluye la cervecera Anheuser-Busch, ligada a la familia política del legislador por Arizona, John McCain, quien respalda la nueva norma.

Otros pidieron a los fanáticos del equipo de beisbol Cubs, de Chicago, que exijan a los directivos de la escuadra que cambie de Arizona a Florida la sede de entrenamiento de primavera, en rechazo a la ley y en exaltación de que más de la mitad de los jugadores del grupo son de origen extranjero.

_______________________________________________________________________________________







Boletín de prensa

Asunto: El Estado Mexicano revela su verdadero carácter en Cuernavaca, Morelos.


A las organizaciones sindicales, sociales y políticas,

A los organismos de derechos humanos,

A los medios de comunicación nacionales y extranjeros,

Al pueblo mexicano,

Salud:

El día de hoy 27 de mayo de 2010 en Cuernavaca, Morelos, alrededor delas 11 horas comenzó un operativo a las muy especiales formas de la Policía Federal que encabeza Genaro García Luna, para desalojar anuestros camaradas del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) de loscentros de trabajo: Teopanzolco y Gobernadores, en aquella división hermana.

Aproximadamente a las 15 horas, el infierno fue desatado por las fuerzas federales agrediendo y golpeando de manera salvaje y sin miramientoalguno, a 70 de nuestros compañeros que se encontraban sentados y de manera pacífica, tratando de impedir que nuestros centros de trabajo fueran saqueados por las empresas privadas contratadas por Alfredo Elías Ayub y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), protegidas por los “Chicos” de García Luna.

Este nuevo acto represivo, inmundo y repugnante de la Policía Federalcon apoyo del “capo” Marco Antonio Adame gobernador del estado de Morelos, pinta de cuerpo entero el carácter de clase de ese aparato alservicio de la oligarquía nacional y de las transnacionales, su completa entrega a los peores intereses de los enemigos de la Patria.

La salvaje golpiza a nuestros camaradas, solo consigue multiplicar nuestra convicción y certeza en la victoria; nuestro dolor y rabia solo multiplicannuestra certidumbre y convencimiento en el triunfo; la sangre y las heridas en nuestros cuerpos lacerados por las fuerzas militares y policiacas solologran acrecentar nuestra confianza en lo acertado del camino elegidopara recuperar nuestro empleo y a nuestra empresa Luz y Fuerza del Centro (LyFC), mantener a la Industria Eléctrica como Patrimonio Nacionaly contra la entrega de nuestros Energéticos a las empresas transnacionales.

Más tarde, alrededor de las 18 horas, fue atropellado el camarada Alberto Salazar Padilla por un impertinente chofer de una empresa privada al servicio de Elías Ayub, en su afán por saquear nuestros centros de trabajo, el cual fue detenido por nuestros compañeros y entregado sinrasguño alguno al Ministerio Publico. A esta hora, continúan las provocaciones y agresiones contra nuestros compañeros, cercándolos y llevándolos a su límite.

¿Estos son los actos de un Estado Democrático, a los que se refiere Gil Zuarth? Con que conducta política, actitud moral y ética, nos reclama esteadvenedizo subsecretario de gobernación que se levante la huelga de hambre de los trabajadores del SME; como son capaces de pregonar en el extranjero que en México existe el Estado de Derecho; con qué cara se atreven a anunciar que “vamos saliendo del Bache” los miembros del gobierno federal. Responsabilizamos a Felipe Calderón Hinojosa,Fernando Gómez Mont, Javier Lozano Alarcón, Georgina Kessel Martínez y Alfredo Elías Ayub de la integridad física de nuestros camaradas y del resto de los miembros del Sindicato Mexicano de Electricistas.

Llamamos a las fuerzas democráticas a rodear de solidaridad y apoyo alos trabajadores electricistas, a defender a la Industria Eléctrica Nacionalizada y a la Soberanía Nacional.

Fraternalmente

“Por el Derecho y la Justicia del Trabajador”

México D.F. a 27 de mayo de 2010

Fernando Amezcua Castillo

Secretario del Exterio


_____________________________________


El silencio

Luis Javier Garrido

La desaparición forzada de Diego Fernández de Cevallos el 14 de mayo, reconocida por la PGR como secuestro una semana después por el intento del gobierno de facto de Felipe Calderón de minimizar el asunto para reducir su impacto político y social, lejos de ello ha estremecido a amplios sectores al tiempo que ha conducido a poner en evidencia una serie de responsabilidades oficiales en el tenebroso asunto, enfrentando de nuevo a México con el problema de la escandalosa ineptitud y corrupción del gobierno panista.

1. El caso de Diego Fernández de Cevallos ha estado caracterizado desde un principio por una serie de sospechosas acciones ilegales del gobierno federal, que en un principio se negó a investigar como era su obligación un secuestro llevado a cabo por un comando, relegando la responsabilidad a autoridades del estado de Querétaro, y que muy poco después de dar marcha atrás en su absurda decisión atrayendo el asunto, anunció el 22 de mayo que dejaba de nuevo de investigar para facilitar la intervención de la familia, lo que fue calificado como “ilegal” por múltiples juristas entrevistados dos días después por La Jornada y como “absurdo” por abogados de la Suprema Corte, todo lo cual arrojó nuevas sospechas sobre la responsabilidad de Los Pinos en el escabroso caso.


2. Desde esa perspectiva la desaparición del prominente miembro del PAN mostró que en México no hay un estado de derecho y que el propio gobierno panista no actúa conforme a un marco de legalidad ni siquiera para investigar un caso que le afecta de manera toral.

3. La decisión gubernamental de no informar tampoco sobre lo acontecido en un caso que desde un principio apareció esencialmente como político, las contradictorias declaraciones del propio Calderón y de algunos de los funcionarios del gabinete (que negaron fuese “un secuestro” o un crimen vinculado al narco) y la orden oficial a los medios más sumisos de no tocar el caso en sus informativos, cumplida a cabalidad por Televisa, coartando así el derecho de los mexicanos a la información, condujo no nada más a que se entendieran las investigaciones de algunos medios y a que otros especularan sobre la probable responsabilidad de las fuerzas más oscuras del blanquiazul en el caso.

4. Los torpes intentos de Calderón por presentarse ante los medios, primero en Europa y en Estados Unidos y luego ante el Consejo Nacional del PAN el sábado 22, como un “amigo de Diego”, cuando todo mundo conoce la realidad de sus enfrentamientos y la hostilidad profunda existente entre ambos, y sus múltiples y gravísimos enfrentamientos, no llevó más que a evidenciar la sordidez de las luchas internas de la extrema derecha mexicana por el poder y el enfrentamiento de las estrategias que tienen esos grupos que tanto daño le han hecho a México por mantenerse a cualquier precio en el poder en 2012, lanzando así una amenaza a todas las fuerzas políticas del país sobre las intenciones que tienen y que en múltiples evidencias anuncian que no se arredraran para utilizar incluso medios criminales para alcanzar sus objetivos.

5. Los esfuerzos oficiales por silenciar el asunto se revirtieron muy pronto, como era de suponerse, contra el gobierno, que a pesar de todo no parece haberse dado cuenta de ello. El tema de la personalidad oscura de Diego Fernández de Cevallos, un individuo entregado al tráfico de influencias, y que como muchos otros miembros de Acción Nacional ha alcanzado una fortuna descomunal gracias a la corrupción prevaleciente en los gobiernos panistas de Fox y de Calderón –la que ha sido igual o superior a la existente en los sexenios priístas de Salinas y de Zedillo–, presentado en su caso como una retribución por sus servicios para alcanzar la alianza PRI-PAN, sustituyó al de la investigación ministerial sobre el caso. En una nota aparecida en Proceso 1751 (pp. 21-23) se da cuenta de que Diego es propietario, como moderno señor feudal, amén de sus propiedades en el Distrito Federal y otros sitios, y de La Cabaña donde fue raptado, de más de 20 haciendas, ranchos y fincas en los estados de Querétaro y Guanajuato, que no le alcanza el tiempo para visitar.

6. Dichas propiedades –adquiridas todas ellas durante estos años en los que con el señuelo de que México ha estado en un proceso de alternancia y de “tránsito a la democracia”, los panistas se aprovecharon para acumular fortunas escandalosas en base a los servicios que asumen están prestando al gran capital trasnacional para desmantelar a la nación mexicana y entregarle nuestras riquezas estratégicas– constituyen un símbolo de lo que son hoy día el PAN y la derecha mexicana.

7. El rapto del barbón ha contribuido, a pesar del gobierno calderonista, a desnudar aún más la actual mecánica del poder y a evidenciar que en México no existe un proceso de democratización sino una vulgar lucha subterránea por el poder entre las diversas facciones de la derecha, en la que se ha relegado a los mexicanos al papel de meros espectadores.

8. El efecto del intento de silenciamiento del “caso Diego” no tuvo por otra parte impacto en el exterior, pues si bien los medios allegados a la extrema derecha trasnacional y a las poderosas corporaciones a las que se hallan asociados Calderón y sus amigos les echaron como siempre la mano en los diarios que controlan, en la mayor parte de los sitios a los que ha acudido el espurio panista lo han perseguido acusaciones por la represión en San Juan Copala (Oaxaca), por sus políticas de tráfico de influencias y de complicidad con consorcios en materia de energía, por sus acciones violatorias de los derechos fundamentales de los trabajadores, por el hecho vergonzoso de que haya presos políticos en México –como Ignacio del Valle, dirigente campesino de San Salvador Atenco, y varios de sus compañeros, encarcelados injustamente desde hace cuatro años–, o por sus políticas criminales de supuesta guerra “contra el narco”, que no son otra cosa que un intento más por amedrentar y doblegar a los mexicanos en un marco de criminalización de los movimientos sociales.

9. En Europa y en Estados Unidos, a pesar de silenciar el “caso Diego”, Felipe Calderón no supo enfrentar en este mayo negro el señalamiento de organizaciones civiles y sindicales de múltiples países que lo acusaron de encabezar un gobierno fanático de extrema derecha empeñado en violar de manera particular los derechos de la clase trabajadora de México, trasgrediendo no nada más la Constitución y las leyes de nuestro país sino los convenios, acuerdos y pactos suscritos por México con la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Los electricistas del SME, de los cuales más de 70 siguen en huelga de hambre desde el 25 de abril, protestan por la ilegal desaparición de la empresa estatal Luz y Fuerza del Centro y por la violación flagrante de las leyes laborales de México para despedir impunemente y al margen de la ley a 44 mil trabajadores, hasta ahora con la complicidad de la Suprema Corte, en una agresión sin precedentes en América Latina.

10. El “caso Diego” no ha hecho, de tal suerte, más que poner en evidencia, aún más, la corrupción descarada y galopante que existe en el gobierno panista de Felipe Calderón, y su entreguismo al gran capital trasnacional y al gobierno estadunidense.
__________________________________________

Eduardo Galeano: “El imperio del consumo”

La explosión del consumo en el mundo actual mete más ruido que todas las guerras y arma más alboroto que todos los carnavales. Como dice un viejo proverbio turco, quien bebe a cuenta, se emborracha el doble. La parranda aturde y nubla la mirada; esta gran borrachera universal parece no tener límites en el tiempo ni en el espacio. Pero la cultura de consumo suena mucho, como el tambor, porque está vacía; y a la hora de la verdad, cuando el estrépito cesa y se acaba la fiesta, el borracho despierta, solo, acompañado por su sombra y por los platos rotos que debe pagar.

La expansión de la demanda choca con las fronteras que le impone el mismo sistema que la genera. El sistema necesita mercados cada vez más abiertos y más amplios, como los pulmones necesitan el aire, y a la vez necesita que anden por los suelos, como andan, los precios de las materias primas y de la fuerza humana de trabajo. El sistema habla en nombre de todos, a todos dirige sus imperiosas órdenes de consumo, entre todos difunde la fiebre compradora; pero ni modo: para casi todos esta aventura comienza y termina en la pantalla del televisor. La mayoría, que se endeuda para tener cosas, termina teniendo nada más que deudas para pagar deudas que generan nuevas deudas, y acaba consumiendo fantasías que a veces materializa delinquiendo.

El derecho al derroche, privilegio de pocos, dice ser la libertad de todos. Dime cuánto consumes y te diré cuánto vales. Esta civilización no deja dormir a las flores, ni a las gallinas, ni a la gente. En los invernaderos, las flores están sometidas a luz continua, para que crezcan más rápido. En las fábricas de huevos, las gallinas también tienen prohibida la noche. Y la gente está condenada al insomnio, por la ansiedad de comprar y la angustia de pagar. Este modo de vida no es muy bueno para la gente, pero es muy bueno para la industria farmacéutica. EEUU consume la mitad de los sedantes, ansiolíticos y demás drogas químicas que se venden legalmente en el mundo, y más de la mitad de las drogas prohibidas que se venden ilegalmente, lo que no es moco de pavo si se tiene en cuenta que EEUU apenas suma el cinco por ciento de la población mundial.

«Gente infeliz, la que vive comparándose», lamenta una mujer en el barrio del Buceo, en Montevideo. El dolor de ya no ser, que otrora cantara el tango, ha dejado paso a la vergüenza de no tener. Un hombre pobre es un pobre hombre. «Cuando no tenés nada, pensás que no valés nada», dice un muchacho en el barrio Villa Fiorito, de Buenos Aires. Y otro comprueba, en la ciudad dominicana de San Francisco de Macorís: «Mis hermanostrabajan para las marcas. Viven comprando etiquetas, y viven sudando la gota gorda para pagar las cuotas».

Invisible violencia del mercado: la diversidad es enemiga de la rentabilidad, y la uniformidad manda. La producción en serie, en escala gigantesca, impone en todas partes sus obligatorias pautas de consumo. Esta dictadura de la uniformización obligatoria es más devastadora que cualquier dictadura del partido único: impone, en el mundo entero, un modo de vida que reproduce a los seres humanos como fotocopias del consumidor ejemplar.

El consumidor ejemplar es el hombre quieto. Esta civilización, que confunde la cantidad con la calidad, confunde la gordura con la buena alimentación. Según la revista científica The Lancet, en la última década la «obesidad severa» ha crecido casi un 30 % entre la población joven de los países más desarrollados. Entre los niños norteamericanos, la obesidad aumentó en un 40% en los últimos dieciséis años, según la investigación reciente del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado.

El país que inventó las comidas y bebidas light, los diet food y losalimentos fat free, tiene la mayor cantidad de gordos del mundo. Elconsumidor ejemplar sólo se baja del automóvil para trabajar y para mirar televisión. Sentado ante la pantalla chica, pasa cuatro horas diarias devorando comida de plástico.

Triunfa la basura disfrazada de comida: esta industria está conquistando los paladares del mundo y está haciendo trizas las tradiciones de la cocina local. Las costumbres del buen comer, que vienen de lejos, tienen, en algunos países, miles de años de refinamiento y diversidad, y son un patrimonio colectivo que de alguna manera está en los fogones de todos y no sólo en la mesa de los ricos.

Esas tradiciones, esas señas de identidad cultural, esas fiestas de la vida, están siendo apabulladas, de manera fulminante, por la imposición del saber químico y único: la globalización de la hamburguesa, la dictadura de la fast food. La plastificación de la comida en escala mundial, obra de McDonald’s, Burger King y otras fábricas, viola exitosamente el derecho a la autodeterminación de la cocina: sagrado derecho, porque en la boca tiene el alma una de sus puertas.

El campeonato mundial de fútbol del 98 nos confirmó, entre otras cosas, que la tarjeta MasterCard tonifica los músculos, que la Coca-Cola brinda eterna juventud y que el menú de McDonald’s no puede faltar en la barriga de un buen atleta. El inmenso ejército de McDonald’s dispara hamburguesas a las bocas de los niños y de los adultos en el planeta entero. El doble arco de esa M sirvió de estandarte, durante la reciente conquista de los países del Este de Europa. Las colas ante el McDonald’s de Moscú, inaugurado en 1990 con bombos y platillos, simbolizaron la victoria de Occidente con tanta elocuencia como el desmoronamiento del Muro de Berlín. Un signo de los tiempos: esta empresa, que encarna las virtudes del mundo libre, niega a sus empleados la libertad de afiliarse a ningún sindicato.

McDonald’s viola, así, un derecho legalmente consagrado en los muchos países donde opera. En 1997, algunos trabajadores, miembros de eso que la empresa llama la Macfamilia, intentaron sindicalizarse en un restorán de Montreal en Canadá: el restorán cerró. Pero en el 98, otros empleados de McDonald’s, en una pequeña ciudad cercana a Vancouver, lograron esa conquista, digna de la Guía Guinness.

Las masas consumidoras reciben órdenes en un idioma universal: la publicidad ha logrado lo que el esperanto quiso y no pudo. Cualquiera entiende, en cualquier lugar, los mensajes que el televisor transmite. En el último cuarto de siglo, los gastos de publicidad se han duplicado en el mundo. Gracias a ellos, los niños pobres toman cada vez más Coca-Cola y cada vez menos leche, y el tiempo de ocio se va haciendo tiempo de consumo obligatorio. Tiempo libre, tiempo prisionero: las casas muy pobres no tienen cama, pero tienen televisor, y el televisor tiene la palabra.

Comprado a plazos, ese animalito prueba la vocación democrática del progreso: a nadie escucha, pero habla para todos. Pobres y ricos conocen, así, las virtudes de los automóviles último modelo, y pobres y ricos se enteran de las ventajosas tasas de interés que tal o cual banco ofrece.

Los expertos saben convertir a las mercancías en mágicos conjuntos contra la soledad. Las cosas tienen atributos humanos: acarician, acompañan, comprenden, ayudan, el perfume te besa y el auto es el amigo que nunca falla. La cultura del consumo ha hecho de la soledad el más lucrativo de los mercados. Los agujeros del pecho se llenan atiborrándolos de cosas, o soñando con hacerlo.

Y las cosas no solamente pueden abrazar: ellas también pueden ser símbolos de ascenso social, salvoconductos para atravesar las aduanas de la sociedad de clases, llaves que abren las puertas prohibidas. Cuanto más exclusivas, mejor: las cosas te eligen y te salvan del anonimato multitudinario. La publicidad no informa sobre el producto que vende, o rara vez lo hace. Eso es lo de menos. Su función primordial consiste en compensar frustraciones y alimentar fantasías: ¿En quién quiere usted convertirse comprando esta loción de afeitar?

El criminólogo Anthony Platt ha observado que los delitos de la calle no son solamente fruto de la pobreza extrema. También son fruto de la ética individualista. La obsesión social del éxito, dice Platt, incide decisivamente sobre la apropiación ilegal de las cosas. Yo siempre he escuchado decir que el dinero no produce la felicidad; pero cualquier televidente pobre tiene motivos de sobra para creer que el dinero produce algo tan parecido, que la diferencia es asunto de especialistas.

Según el historiador Eric Hobsbawm, el siglo XX puso fin a siete mil años de vida humana centrada en la agricultura desde que aparecieron los primeros cultivos, a fines del paleolítico. La población mundial se urbaniza, los campesinos se hacen ciudadanos. En América Latina tenemos campos sin nadie y enormes hormigueros urbanos: las mayores ciudades del mundo, y las más injustas. Expulsados por la agricultura moderna de exportación, y por la erosión de sus tierras, los campesinos invaden los suburbios. Ellos creen que Dios está en todas partes, pero por experiencia saben que atiende en las grandes urbes. Las ciudades prometen trabajo, prosperidad, un porvenir para los hijos. En los campos, los esperadores miran pasar la vida, y mueren bostezando; en las ciudades, la vida ocurre, y llama. Hacinados en tugurios, lo primero que descubren los recién llegados es que el trabajo falta y los brazos sobran, que nada es gratis y que los más caros artículos de lujo son el aire y el silencio.

Mientras nacía el siglo XIV, fray Giordano da Rivalto pronunció en Florencia un elogio de las ciudades. Dijo que las ciudades crecían «porque la gente tiene el gusto de juntarse». Juntarse, encontrarse. Ahora, ¿quién se encuentra con quién? ¿Se encuentra la esperanza con la realidad? El deseo, ¿se encuentra con el mundo? Y la gente, ¿seencuentra con la gente? Si las relaciones humanas han sido reducidas a relaciones entre cosas, ¿cuánta gente se encuentra con las cosas?

El mundo entero tiende a convertirse en una gran pantalla de televisión, donde las cosas se miran pero no se tocan. Las mercancías en oferta invaden y privatizan los espacios públicos. Las estaciones de autobuses y de trenes, que hasta hace poco eran espacios de encuentro entre personas, se están convirtiendo ahora en espacios de exhibición comercial. El shopping center, o shopping mall, vidriera de todas las vidrieras, impone su presencia avasallante. Las multitudes acuden, en peregrinación, a este templo mayor de las misas del consumo. La mayoría de los devotos contempla, en éxtasis, las cosas que sus bolsillos no pueden pagar, mientras la minoría compradora se somete al bombardeo de la oferta incesante y extenuante. El gentío, que sube y baja por las escaleras mecánicas, viaja por el mundo: los maniquíes visten como en Milán o París y las máquinas suenan como en Chicago, ypara ver y oír no es preciso pagar pasaje. Los turistas venidos de los pueblos del interior, o de las ciudades que aún no han merecido estas bendiciones de la felicidad moderna, posan para la foto, al pie de las marcas internacionales más famosas, como antes posaban al pie de la estatua del prócer en la plaza.

Beatriz Solano ha observado que los habitantes de los barrios suburbanos acuden al center, al shopping center, como antes acudían al centro. El tradicional paseo del fin de semana al centro de la ciudad, tiende a ser sustituido por la excursión a estos centros urbanos. Lavados y planchados y peinados, vestidos con sus mejores galas, los visitantes vienen a una fiesta donde no son convidados, pero pueden ser mirones. Familias enteras emprenden el viaje en la cápsula espacial que recorre el universo del consumo, donde la estética del mercado ha diseñado un paisaje alucinante de modelos, marcas y etiquetas.

La cultura del consumo, cultura de lo efímero, condena todo al desuso mediático. Todo cambia al ritmo vertiginoso de la moda, puesta al servicio de la necesidad de vender. Las cosas envejecen en un parpadeo, para ser reemplazadas por otras cosas de vida fugaz. Hoy que lo único que permanece es la inseguridad, las mercancías, fabricadas para no durar, resultan tan volátiles como el capital que las financia y el trabajo que las genera. El dinero vuela a la velocidad de la luz: ayer estaba allá, hoy está aquí, mañana quién sabe, y todo trabajador es un desempleado en potencia. Paradójicamente, los shoppings centers, reinos de la fugacidad, ofrecen la más exitosa ilusión de seguridad.

Ellos resisten fuera del tiempo, sin edad y sin raíz, sin noche y sin día y sin memoria, y existen fuera del espacio, más allá de las turbulencias de la peligrosa realidad del mundo.

Los dueños del mundo usan al mundo como si fuera descartable: una mercancía de vida efímera, que se agota como se agotan, a poco de nacer, las imágenes que dispara la ametralladora de la televisión y las modas y los ídolos que la publicidad lanza, sin tregua, al mercado. Pero, ¿a qué otro mundo vamos a mudarnos? ¿Estamos todos obligados a creernos el cuento de que Dios ha vendido el planeta a unas cuantas empresas, porque estando de mal humor decidió privatizar el universo? La sociedad de consumo es una trampa cazabobos. Los que tienen la manija simulan ignorarlo, pero cualquiera que tenga ojos en la cara puede ver que la gran mayoría de la gente consume poco, poquito y nada necesariamente, para garantizar la existencia de la poca naturaleza que nos queda. La injusticia social no es un error a corregir, ni un defecto a superar: es una necesidad esencial.

No hay naturaleza capaz de alimentar a un shopping center del tamaño del planeta.